La Policía Energética: Contaminar o no contaminar, esa es la cuestión

La Policía Energética: Contaminar o no contaminar, esa es la cuestión

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Ana Sotomayor
Ana Sotomayor¡Hola de nuevo! La semana pasada teníamos buenas noticias sobre una empresa mexicana y su compromiso con la descarbonización. Hoy hablaremos sobre este mismo tema.

En los últimos días han salido varias noticias a nivel mundial, que nos hablan sobre el compromiso cada vez mayor, tanto de países como de empresas, industrias e, incluso, enormes entidades financieras con la agenda de Paris. Ese compromiso que firmaron cientos de países en Paris en el marco de la Convención de las Naciones Unidas, que establece medidas para la reducción de los gases de efecto invernadero a través de mitigación, adaptación y resiliencia. La idea es que los países aceptaron, como una obligación legal, la disminución de sus emisiones a la atmósfera; entre ellos, México.

A pesar de incontables estudios científicos que hablan sobre el impacto de nuestras actividades sobre el medio ambiente y específicamente, sobre el efecto que tienen nuestras emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEIs) en la atmósfera, el incremento que ya se ha registrado en la temperatura a nivel global y las consecuencias en el planeta de ese incremento (consecuencias que nos afectan a los humanos en tanto que modifican nuestro medio ambiente) hay gobiernos que no están convencidos. Consideran que sin importar nuestro comportamiento el cambio climático llegará, así que su enfoque es sólo en crecimiento económico y con ello, consideran que, el uso de combustibles fósiles sin restricciones se vuelve la forma más rápida de acceso a energía y riqueza.

El asunto es que, independientemente de estar convencidos o no del impacto humano en el calentamiento de nuestro planeta, todo puede reducirse a contaminar o no contaminar. Ahí no debería haber más discusión; contaminar el planeta nos perjudica a todos y los GEIs que llegan a la atmósfera se generan desde donde nosotros estamos, por lo que también nos afectan de manera directa: son los mismos gases que ensucian el aire que respiramos. Los costos de contaminar son muy altos para los humanos y para el planeta, así que tiene todo el sentido buscar invertir en aquello que nos protegerá como especie.

Esta semana hubo noticias que me llevan a confiar que cada vez somos más los que estamos comprometidos con esta causa. Por un lado la empresa americana de energías renovables NextEra Energy superó en capitalización a ExxonMobil, lapetrolera que fue, durante décadas, la mayor empresa de energía a nivel mundial. Más aún. varias financieras, entre ellas JPMorgan Chase han declarado que todos sus proyectos de financiamientos deberán estar alineados a los Acuerdos de París.

China, un país que estaba renuente a los compromisos climáticos, acaba de comprometerse a invertir enormes cantidades de dinero para ser “Carbon Neutro” para el 2060; y con eso toma el liderazgo de la ola verde, un liderazgo que EEUU perdió cuando llegó Trump. La consultora WoodMackenzie calcula que para lograr su objetivo, China deberá invertir una suma impresionante de dinero, aproximadamente $5 Trillones de dólares.

Todo esto para decir que ya no solo tiene sentido cuidar nuestro planeta, por un estricto compromiso social y de preservación de la especie humana, sino que hoy, es absolutamente redituable, es la moda y genera ganancias.

En México aún nos falta un largo camino por recorrer. En los eventos de esta semana, el gobierno federal extinguió varios fondos y fideicomisos que financiaban proyectos de ciencia y tecnología, pero sobre el que quiero hablarles es el Fondo de Cambio Climático, que contaba con $108,968,781 pesos (apenas unos 5 millones de dólares) para promover las medidas de mitigación, adaptación y resiliencia en nuestro país. Era poco dinero, comparativamente hablando, y ahora tendremos que esperar a ver que se tiene pensado hacer para financiar esas funciones del estado. Esto, aunado a las acciones de la actual administración para la protección de las empresas productivas del estado, CFE y Pemex, que representaron un freno a la transición energética a energías renovables en nuestro país.

Pero en México no todo son malas noticias. La iniciativa privada, en cooperación con los gobiernos subnacionales, aún pueden tener avances bajo la reforma energética y la ley que la ampara. Aquí mismo el Cluster de Energía Sonora, tiene varias iniciativas para apoyar proyectos de Energías Renovables y Eficiencia energética con alianzas con la Comisión de Energía del Estado de Sonora y banca de desarrollo; así como con legisladores, para la creación de política pública estatal. Proyectos que están enfocados a crear valor no sólo en energía limpia, sino con impacto social, derrama económica y, alineados a los objetivos de desarrollo sostenible.

Actualmente el Clúster de Energía Sonora ha estado sumando esfuerzos con el Dip. Luis Mario Rivera, coordinador de la Comisión de Energía, para la definición de las reglas de operación del Fondo para el Aprovechamiento de las Fuentes Renovables de Energía y la Eficiencia Energética en el Estado de Sonora. Un fondo que ya existe, pero que aún no entra en funciones y que ayudaría a asegurar inversiones en estos rubros en nuestro estado.

Así que, pese a que no todos estén convencidos de sumarse al combate contra el cambio climático, hay muchas trincheras desde donde se puede actuar en beneficio de nuestro planeta y ahora con más entusiasmo, les recuerdo que debemos informarnos, discutir estos temas y hacer ciudadanía activa porque, como ya se ha hecho costumbre, nos corresponde a todos poner nuestra gota para crear la ola verde.

Me despido por ahora y espero sus comentarios, les dejo mi correo Sotomayor.anam@gmail.com. Síganme en twitter si les apetece comentar en @me2ana.

Gracias a La Chicharra y hasta la próxima semana.

 

Ana Sotomayor es graduada en Administración de empresa y candidata a maestría en Sustentabilidad (si todo sale bien). Su experiencia profesional incluye proyectos de eficiencia energética y energías renovables, y es una hábil profesional en el sector de la administración de la energía. Sus habilidades incluyen el identificar, evaluar y presentar de una manera entendible las oportunidades en el uso eficiente de la energía y sus aplicaciones. Tiene experiencia en servicios de consultoría de sustentabilidad y ha presentado soluciones y programas eficaces de manejo eficiente de la energía para distintos clientes incluyendo el sector privado, y gobiernos estatales y municipales. Actualmente tiene su propia firma de consultoría dedicada a la realización de auditorías energéticas, perfiles de consumo de energía, capacitación y trámites para la participación en el Mercado Eléctrico Mayorista. Su experiencia anterior incluye puestos administrativos y financieros en industrias medianas.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “La Policía Energética: Contaminar o no contaminar, esa es la cuestión

  1. Excelente articulo. Lentamente Mexico se va sumando a las iniciativas de cambio para mejorar el planeta. El camino es largo pero nunca en linea recta, tengo la esperanza en los cambios a favor del planeta se sigan dando. Excelente reflexion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *