Celuloide: Entre la evolución del zombi y la invasión coreana

Celuloide: Entre la evolución del zombi y la invasión coreana

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixAnteriormente en el Celuloide habíamos hablado de la serie surcoreana Kingdom (2019) acerca de zombis, traiciones shakesperianas, poder, artes marciales, teniendo a la dinastía Joseon como escenario histórico. No es sorpresa que lo coreano este de moda por lo menos en México, aparte del éxito de la película Parásitos (2019), cada vez son más las series, el K pop, los Youtubers, las películas provenientes de aquel país. En esta ocasión hablaremos de una película surcoreana que se pueden ubicar en el género del zombi, pero antes una hojeada al origen de la palabra y de cómo llegó a convertirse en un género.

A los muertos vivientes conocidos como zombis se les comienza a ubicar en la década de los treinta cuando el famoso interprete de Drácula Bela Lugosi protagonizaba la película de 1932 titulada White Zombie. Unos años atrás el escritor William Seabrook bautizaba a los zombis como zombis por primera vez en su libro La isla mágica ubicando el origen de las populares criaturas en la práctica del Vudú y la magia negra en países como Haití. En lengua bantú (Congo) la palabra Ndzumbi significa “el espíritu de una persona muerta”, no hay que olvidar que en estas regiones la esclavitud era una reconocida herramienta a beneficio de las potencias europeas donde los africanos eran obligados a trabajar en los campos de sol a sol sin ningún derecho humano que los protegiera. Además se les despojaba de sus creencias que eran substituidas con religiones más mainstream como el catolicismo. ¿Les suena familiar? Substraer al esclavo de su derecho a creer, pensar, sentir, es prácticamente convertirlo en un zombi. Se dice que un hechicero en Haití solía revivir a los muertos y privarlos de voluntad para hacerlos trabajar a su servicio, podríamos realizar una analogía aquí sobre los zombis de Karl Marx y su concepto de hombre alienado en el cual el trabajador no es considerado como persona, sino en un signo de dólar, un zombi más que repite movimientos autómatas en pro de la multiplicación del capital. En fin, no hay que olvidar que EUA colonizo Haití por varios años, con el viejo pretexto de civilizar, modernizar o llevar la democracia a esos “pueblos primitivos”, dígase con tono de sarcasmo. Los gringos al igual que los europeos buscaron privar a su mano de obra haitiana de sus creencias vudúes por considerarlas primitivas, pero al regresar a su país se llevaron esas ideas consigo dando pie al surgimiento de un nuevo género, el género zombie.

Sin más preámbulos pasemos a degustar el platillo oriental de hoy: #Vivo (2020) es una película surcoreana dirigida por Cho Il-hyung basada en la película norteamericana de Alone (2019) de Matt Naylor. Al igual que muchas de las películas del género hay un virus misterioso que logra infectar a la mayor parte de la población en una ciudad. Dos jóvenes sobrevivientes luchan por mantenerse lejos de las mordidas de los zombis, al mismo tiempo como no perder la cordura ante la situación caótica y satisfacer necesidades como el hambre y la sed sin tener que salir de sus respectivos apartamentos. Los jóvenes se valen de muchos de los recursos tecnológicos como para intentar hacer frente a la situación, teléfonos inteligentes, drones, redes sociales, hasta los hermanos mayores: televisión y radio, cualquier herramienta es válida en su lucha por existir. A los amantes del género seguramente los mantendrá entretenidos, al igual que en Kingdom y Estación zombie (2016) los zombis ya no se asemejan a aquellos lentos y apesumbrados esclavos africanos o acaso muertos vivientes de George A. Romero a fines de la década de los sesentas ni si quiera a los bailarines de Michael Jackson, ahora provienen de Corea del sur y han adquirido habilidades como la súper velocidad.





– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Celuloide: Entre la evolución del zombi y la invasión coreana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *