Basura celeste: Un viaje de regreso al poema

Basura celeste: Un viaje de regreso al poema

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Ricardo Solís
Ricardo SolísPodría decirse que el reconocido escritor y ecologista mexicano Homero Aridjis (Contepec, Michoacán, 1940) “regresó” a la escritura poética cuando, hace unos años, publicó un libro en el que exploraba las posibilidades expresivas derivadas del registro de sus experiencias oníricas; así, en Diario de sueños (FCE, 2011), se consigna la procedencia de cada poema como resultado de la imaginería desatada tras el despertar, en un tono en el que se combina la musicalidad con lo entrañable así como la memoria sensitiva de lo personal con la reformulación del entorno social y familiar.

De acuerdo con el propio Aridjis, la “aventura” que significó este libro dio inicio en enero de 2005 cuando, a sugerencia de una de sus hijas, comenzó a escribir –cada día, en el momento de despertar– sus sueños, mismos que terminaron convertidos en poemas y que, en secuencia, conforman un poemario nada breve en el que se va conformando una especie de “retrato” íntimo del autor.

Así, no es raro que el marco referencial sea múltiple y pueda asociarse directamente con el entorno familiar (evocaciones a la figura paterna o a sus hijas, por ejemplo, no son infrecuentes en estos textos), aunque en este nivel también es posible detectar referencias al paisaje, los espacios de la cotidianidad, así como las muy contemporáneas condiciones de vida en el país en lo que corresponde a la violencia, específicamente, lo que lleva a –de modo evidente– a “acercar” el lenguaje a la convencionalidad (en la mayor parte de estos poemas, claro, eso no ocurre y la distancia del lenguaje respecto de lo nombrado mantiene la tensión, la musicalidad y la prodigalidad de las imágenes).

En este sentido, aunque no son pocas las incursiones de Aridjis en la narrativa –basta con recordar los títulos 1492: Vida y tiempos de Juan Cabezón de Castilla (1985) o la más reciente Los invisibles (2010)–, el michoacano es reconocido en el ámbito de las letras por ser uno de los más renombrados poetas del país; con Diario de sueños suma un libro más a su extensa obra pero, sobre todo, parece “retornar” (en la mayoría de estos textos) a un tono en el que ritmo y familiaridad van de la mano sin mermar los universos de sombra, niebla y memoria que hacen de estos poemas algo que va más allá de ser meros “objetos verbales” para ligarlos a la experiencia emotiva del lector, para volverlos significativos (detalle que confiere singularidad al poemario).

Por otra parte, Diario de sueños no defraudará a los –no pocos– lectores de poesía que podrán encontrarse de nuevo con el Homero Aridjis de algunos de sus primeros libros, lo que quiero decir es que algunos de estos poemas guardan una relación de cercanía (nada más) con la estructuración de textos como los que aparecen en Ajedrez-navegaciones (1969) o Construir la muerte (1982), por ejemplo; además, aunque es difícil concluirlo de modo tajante, parece que el poner de manifiesto la evasiva naturaleza del sueño para “integrarla” a la escritura es, siempre, algo susceptible de “seducir” a los amantes –estos sí pocos– de la poesía.

Finalmente, vale resaltar que con este libro Homero Aridjis se encuentra de nuevo con la palabra poética que rezuma eficiencia comunicativa y que no escatima imaginación en su benéfica parquedad de recursos exhibidos; asimismo, enriquece la lectura al establecer –continuamente– una relación determinante entre su quehacer literario y una tradición de siglos a la que, por derecho propio, el poeta ya pertenece.




Ricardo Solís (Navojoa, Sonora, 1970). Realizó estudios de Derecho y Literaturas Hispánicas en la Universidad de Sonora. Ha colaborado en distintos medios locales y nacionales. Ganador de diferentes premios nacionales de poesía y autor de algunos poemarios. Fue reportero de la sección Cultura para La Jornada Jalisco y El Informador. Actualmente trabaja para el gobierno municipal de Zapopan.


SUM Comunicación

– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *