“Oscarito 2000”… Todo comenzó en redes sociales

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Karla Valenzuela
Hace 15 años ya, un jovencito de 16 asesinó a otro disparándole por la espada y, según testigos, a sangre fría directo a la cabeza. Acto seguido, se sentó en la banqueta de la escuela y pidió que le llamaran a la policía. El victimario, se cuenta, ya había dado a conocer sus intenciones mediante las incipientes redes sociales de aquel momento. Con lujo de detalle, le relataba a un amigo cómo llevaría a cabo su cometido y el destinatario, creyendo que era broma, le seguía el juego. Se hacía llamar “Oscarito 2000”, prestaba su servicio social en la secundaria donde cometió la fechoría y, al parecer, el homicidio fue consecuencia de un enamoramiento mal correspondido. El fallecido era novio de la “musa” de “Oscarito”.

Ya en el Consejo Tutelar para Menores, el victimario aseguraba ser parte de un movimiento separatista que se gestaba en Sonora también a través de internet.

Oscarito 2000 fue juzgado como menor infractor y su condena la cumplió al llegar al objetivo entonces fijado en puntos, con buena conducta, estudios apropiados y demás. Permaneció ahí poco menos que cuatro años. Ahora, ya es una persona libre.

Esta investigación le valió Mención Honorífica en Periodismo de Profundidad por parte de la Sociedad Interamericana de Prensa a los periodistas -entonces de El Imparcial- María del Carmen Salazar y Omán Nevárez. Además, en este trabajo participó el célebre Norman Navarro.


– PUBLICIDAD –

SUM Comunicación. Somos tus ideas


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

5 comments on ““Oscarito 2000”… Todo comenzó en redes sociales

  1. Así es. Y aparte, la comunicación también era a través del MIRC, la “red social” más popular en ese tiempo. Quizás la única. Gracias por la aportación. =)

  2. Ojalá hubiera durado más de 2 años el maldito asesino, mató a mi hermano y creo que ni el año pago es para que todavía estuviera encerrado pagando, ahí anda como si nada el asesino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *