Celuloide: Ex machina o el moderno Prometeo

Celuloide: Ex machina o el moderno Prometeo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixEx Machina (2015) es la ópera prima de Alex Garland, director y novelista británico que había escrito guiones para directores como Danny Boyle, películas como The Beach (2000) o 28 Days Later (2002) son ejemplos de ello.

Ex machina no es la más original de las historias de ciencia ficción, al verla seguramente nos remontara a películas clásicas de este género como A. I. Inteligencia Artificial (2001), Blade Runner (1982) o hasta Terminator (1984). Esta historia en particular nos plantea la interacción entre tres personajes principales: Caleb un ingenuo programador interpretado por Domhnall Gleeson, Nathan el genio narcisista caracterizado por Oscar Isaac y el robot Ava que es encarnado por Alicia Vikander.

Nathan es una especie de moderno Víctor Frankenstein del clásico de Mary Shelley que busca perfeccionar su obra de inteligencia artificial. Es un científico que no se enfoca mucho en el aspecto ético o humano de la IA sino más bien se enfoca en la perfección de sus creaciones. Ava es el monstruo/Frankenstein al que ha dado vida a lo largo de años de constantes experimentos. Nathan ha seleccionado a Caleb para permanecer en su moderna residencia durante una semana y realizar el conocido test de Turing, este es un examen de la capacidad de una máquina para exhibir un comportamiento inteligente similar al de un ser humano. En pocas palabras Nathan busca comprobar que su creación puede manifestar conciencia humana. Al hacerlo interactuar con el ingenuo Caleb su creador observa a través de las cámaras las manifestaciones y expresiones emocionales de uno y otro personaje.

La película logra mantenerte a la expectativa, vas descubriendo a los personajes junto a Caleb, por un lado al narcisista Nathan que parece ocultarle información a su conejillo de indias. Pero también la robot Ava que en ocasiones parece humana y en otras simplemente una maquina calculadora que busca manipular a través de su belleza e inteligencia para obtener su libertad.

La película logra mantenerte en suspenso y haciéndote preguntas a lo largo de su desarrollo como un buen thriller psicológico. Resulta ser poco predecible con efectos especiales de alta calidad y actuaciones que cumplen con su cometido ¿Quién está detrás de los apagones? ¿Qué tan humana es Ava? ¿Qué tan ingenuo es Caleb? ¿Qué tanto control tiene Nathan de la situación?

Hay escenas claves que logran brindar a esta película de la atmósfera de un clásico moderno: la escena de Nathan bailando junto a Kyoko, por ejemplo nos da la idea de que sus robots están ahí solo para satisfacer sus caprichos, él se comporta como un dios cruel que manipula a sus criaturas y las hace de algún modo víctimas. Hay un aire a Stanley Kubrick en la atmósfera de la película, quizás son los escenarios o el perfil de las actrices o simplemente la fotografía, de cualquier manera Ex machina es un filme de calidad que logra mantener al espectador con la curiosidad y las dosis de suspenso necesario, definitivamente la recomiendo.





– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *