La Policía Energética: Los Desechables en el tiempo del Covid

La Policía Energética: Los Desechables en el tiempo del Covid

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Ana SotomayorPor Ana Sotomayor
Hoy escribo mi primera colaboración para La Chicharra, una revista digital que sigo desde hace tiempo y hoy me honra con una invitación para hablar de Sostenibilidad.

Dejen me presento, soy Ana Sotomayor, y mientras fui supervisora energética en un edificio de gobierno, me apodaron Policía Energética, de ahí el nombre de esta columna.

Aprovecharé la próxima colaboración para platicarles a detalle este apodo. El tema de hoy es muy relevante y si bien lo seleccioné con mucho entusiasmo y seguridad, les tengo que decir que mientras investigaba sobre los desechables y su manejo durante esta contingencia, me he dado cuenta que aún no hay datos sobre este tema.

Durante mucho tiempo, muchos años, hemos intentado erradicar el uso de artículos desechables, hasta hace algunos meses las tendencias eran el reuso de recipientes tanto para bebidas como para alimentos, muchos municipios prohibieron los popotes y las bolsas de plástico para el mandado, finalmente los ambientalistas estábamos viendo cambios tangibles en la sociedad. Pero ahora con la pandemia y el temor de contagio de un nuevo virus, el uso de desechables vuelve necesariamente a ser la norma… y con ello incluso tenemos un problema más grande de desechos, ya que tenemos que agregar el uso intensivo de cubrebocas, caretas plásticas, incluso ropa de un solo uso que se están requiriendo por millones.

La evidencia existente indica que el virus permanece hasta 3 horas en el aire después de su dispersión, hasta 4 horas en superficies de cobre, hasta 24 horas en cartón y hasta 2 o 3 días en plástico y acero inoxidable. Así que veamos que podemos hacer para reducir nuestra aportación a estos residuos desde nuestros hogares.

Primero, se sugiere el uso de cubrebocas reusables. Así que si vas a hacer o comprar uno, busca uno con al menos dos capas y dos fibras diferentes (algodón y poliéster) ya que esto crea una carga electroestática que ayuda a que no se acerquen las pequeñas gotas que pueden tener virus. Cuando te lo quites, remójalo por 20 minutos en agua jabonosa y lávalo a mano con abundante agua y jabón.

Si ya tienes los famosos KN95, la recomendación es también reusarlos pero no lavarlos ni exponerlos al sol; con estos lo que tienes que hacer es rotar su uso, así los dejas en una superficie seca durante al menos 3 días para que el virus se inactive. Y si de plano tienes que usar los desechables, por favor asegúrate de ponerlos en una bolsa de basura y cerrarla bien.

Si tú ya separas tu basura para reciclaje, en plásticos y metales hay que rociar desinfectante antes de entregarlo, para cartón lo mejor que puedes hacer es separarlo y esperar de 3 a 5 días.

Ahora bien, si vamos a comprar comida para llevar, pidamos que se empaque en recipientes reciclables o, al menos, que sean de papel; el poliestireno es muy práctico, pero tendremos que esperar cientos de años para que se descomponga. Y, muy importante, todos estos desechos hay que reducirlos al máximo al momento de ponerlos en la basura, que ocupen el menor espacio posible.

Para tratar la basura a nivel ciudad ya existen muchas tecnologías que quizá ya deberían de implementarse. Aquí podríamos pedir a las autoridades que buscaran mejores maneras para el manejo de residuos sólidos urbanos, separar es un primer paso, pero hay plantas que pueden hacer de los depósitos municipales de basura un generador de materiales y energía.

El asunto es que cada quien ponga su granito de arena sin que ello implique incrementar los riesgos de contagio.

Por hoy me despido, por aquí nos veremos de nuevo. Si tienen preguntas o propuestas, háganmelo saber sotomayor.anam@gmail.com

Ana Sotomayor es graduada en Administración de empresa y candidata a maestría en Sustentabilidad (si todo sale bien). Su experiencia profesional incluye proyectos de eficiencia energética y energías renovables, y es una hábil profesional en el sector de la administración de la energía. Sus habilidades incluyen el identificar, evaluar y presentar de una manera entendible las oportunidades en el uso eficiente de la energía y sus aplicaciones. Tiene experiencia en servicios de consultoría de sustentabilidad y ha presentado soluciones y programas eficaces de manejo eficiente de la energía para distintos clientes incluyendo el sector privado, y gobiernos estatales y municipales. Actualmente tiene su propia firma de consultoría dedicada a la realización de auditorías energéticas, perfiles de consumo de energía, capacitación y trámites para la participación en el Mercado Eléctrico Mayorista. Su experiencia anterior incluye puestos administrativos y financieros en industrias medianas.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *