Celuloide: The Gentleman

Celuloide: The Gentleman

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Jesús Ricardo Félix
Jesús Ricardo FélixAl inicio de la carrera de Guy Ritchie se decía que aspiraba a ser el Tarantino británico sobre todo en sus primeras películas “Lock & Stock” (1998) y “Snatch” (2000). La fórmula de este director se basaba en buenos diálogos donde se explotaba el argot del bajo mundo londinense, buena música, narrativa desordenada pero ágil que iba revelando información a cuenta gotas. Un toque de comedia, ironía, acción, golpes y balazos. Cabe mencionar el carácter multiétnico de sus guiones, donde siempre aparece un ruso, un chino, un judío o un gitano como personaje antagónico. La psicología de los personajes podía ser irreal como en un comic pero se apoyaba en el carisma de actores que explotaban al máximo los estereotipos de sus personajes. De vez en cuando arroja diálogos inteligentes que recuerdan una obra de Shakespeare o acaso a Sir Arthur Conan Doyle.

Su carrera ha sido de altibajos yendo de lo tarantinesco a lo comercial con el fracaso de Swept Away en el 2002. Pero se ha reivindicado con películas más fieles a su estilo como RocknRolla (2008) o el mismo Sherlock Holmes (2009). Después incursionaría en un cine muy poco familiar a su universo como: King Arthur: Legend of the Sword (2017) o la mismísima Aladdin (2019). Lo que no se puede negar es que se ha mantenido vigente y es dueño de un estilo muy particular donde ya sabemos que esperar. Tal vez ese sea el problema, que al igual que Tarantino ya nos aprendimos la formula y ahora no nos parece tan novedosa como antes.

En The Gentlemen parece querer regresar a sus raíces y al espectador le parecerá en momentos que está viendo escenas de “Lock & Stock” (1998). Un giro que le da a su universo fílmico es que la película está protagonizada por el actor norteamericano Matthew McConaughey, cuyo personaje, Mickey Pearson busca abrirse paso en la alta sociedad londinense. Como ha llegado sin fortuna al viejo mundo, construye su imperio sobre la mariguana. Es un gentleman que parece anticiparse a las intenciones del resto del elenco, es carismático, elegante, ambicioso pero irreal y gris, no logra despegar para dejar de ser Matthew McConaughey. Los personajes que parecen robarse la pantalla aquí son Fletcher interpretado por Hugh Grant y el coach interpretado por Colin Farrell. Fletcher por un lado es como el Puck de Shakespeare, un duende que nos va narrando las acciones más importantes pero que a la vez y de manera pícara interpreta desde donde le conviene, por lo que hay escenas que narra que pueden ser consideradas falsas, así lo hace ver Ray el personaje de Charlie Hunnam que es como el consigliere de Mickey. El coach por otro lado es arrastrado a los acontecimientos por culpa de sus alumnos que le han robado mariguana al famoso Pearson. El intenta reparar el daño involucrándose en trabajos propios de un gangster.

La película vale la pena para los nostálgicos que conocimos los inicios de la carrera del director británico. Si el espectador está familiarizado con el universo de Guy Ritchie creo que The Gentleman les va parecer entretenida, con algunos buenos diálogos y un toque cómico en algunas escenas. Por otro lado, lo que prometía el director británico se ha quedado corto como lo que le ocurrió a Tarantino, en vez de evolucionar se han dedicado a explotar una formula ya desgastada. Los gangsters parecen más bien falsos, ajenos a la violencia callejera. Ese intento de humor negro donde se presentan cadáveres congelados parece impresionar a un público adolescente. En fin, Guy Ritchie tratando de ser el Guy Ritchie de antes.





– PUBLICIDAD –SUM Comunicación


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *