Expropiación del cuerpo, despojo moral y apropiación del territorio, conferencia en el marco del 38 aniversario del Colson

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

“Es urgente complejizar la articulación entre los espacios público y privado; no se debe considerar la violencia en lo privado como fenómeno ajeno a lo público y se debe demostrar que la violencia que se da en el espacio público ostenta, cada vez más, características similares a la que se da en el privado y viceversa”, advirtió la maestra Emanuela Borzacchiello.

Agregó que al analizar las formas de violencia ejercidas contra las mujeres se puede entender cómo sus cuerpos son hoy un laboratorio donde se experimentan los mecanismos de tortura que después se extenderán y generalizarán para engrasar los mecanismos cada vez más sofisticados del control social.

Entre los años noventa y hoy en día, pasamos del lema “ni una más” a “ni una menos” hasta “nos queremos vivas”, señaló, y este cambio de lemas indica de manera contundente un desplazamiento semántico de la modalidad en la que pensamos y actuamos contra la violencia: ya no de manera pasiva, sino en una modalidad reactiva.

“Analizar a través de cada estratificación cuáles fueron los elementos que no variaron en el tiempo y en el espacio y los que sufrieron una mutación antropológica por el nivel brutal de violencia que cambió México”, detalló.

Borzacchiello mencionó que es importante reflexionar sobre el presente y comprender las dinámicas sociales que incentivan y favorecen la reproducción de la violencia por lo que es necesario renovar el debate acerca de la violencia.

Explicó que la Expropiación del cuerpo: mata a la mujer en el espacio más seguro, su casa; el Despojo moral la desnuda, la humilla exponiendo su cuerpo en los que eran los lugares de su vida cotidiana; y el Despojo-desposesión del cuerpo para apropiarse del territorio: usa el cuerpo de la mujer para demostrar su fuerza en la comunidad, y a través de la destrucción del vínculo afectivo, puede afirmar su poder y su capacidad de ejercerlo.

“Estudiar la violencia feminicida desde una perspectiva feminista no solo es útil para las mujeres porque la aportación de la epistemología feminista cambió, la modalidad de investigar la violencia nos ayuda a romper con una visión unilateral de la violencia”, dijo.

La académica de la Universidad Complutense de Madrid añadió que esto nos empuja a profundizar el análisis de las condiciones actuales desde las cuáles se posibilita la violencia y a entender la violencia como múltiple y cruzada, porque un cuerpo nunca vive una única forma de violencia.

La conferencia se llevó a cabo en el marco de la conmemoración del 38 aniversario de El Colegio de Sonora en donde el rector de El Colegio de Sonora, doctor Juan Poom Medina emitió un mensaje a quienes se dieron cita al 5to Encuentro de egresados.

La maestra Kenia Marina Medina Amavizca, egresada de la maestría en Ciencias Sociales de El Colegio de Sonora fungió como moderadora de la conferencia.



– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *