Basura celeste: Para lectores intuitivos y sensibles

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Ricardo Solís
El mismo año en que le fue concedido el Premio Nobel de Literatura, entre las obras del narrador francés Patrick Modiano que se editaron –de nuevo o por vez primera– en español, la novela Más allá del olvido (Alfaguara, 2014) apareció en nuestro país en diciembre y aunque su formato es breve pertenece al linaje de historias en las que se combinan diversos registros genéricos pero se mantiene la llaneza relativa de atender al “romance” como motor principal en la serie de acontecimientos que marcan el destino de su narrador-protagonista, una secuencia temporal que se divide en tres momentos determinantes a lo largo de tres décadas.

Ahora bien, esta novela de Modiano tiene muy poco de lo que consigna la publicidad con que se le promocionó, es decir, se le calificó como “romántica, policiaca, de aventuras y road movie” aunque, la verdad, el “romance” resulta muy poco convencional, la tensión que despierta la aparición de dos o tres personajes puede parecer digna de una trama policial pero no se desarrolla nada concreto en este sentido, la “aventura” es –si somos rigoristas– bastante anodina en sí y, como “road movie”, queda a deber porque sus espacios fundamentales son básicamente dos, no más.




Por supuesto, no se trata del primer o último libro que persigue exagerar algunos de sus rasgos para motivar su compra y, además, está lejos de ser una historia que “pierda” con los comentarios de sus editores, más bien lo contrario, precisamente por no presentar del todo las características con que se le describe gana para el lector la posibilidad de descubrir a un narrador-personaje que, visto desde el espectro de sus emociones, es sumamente complejo, un joven que se involucra casi por accidente con una pareja de aficionados al juego que llega a París a mediados de los sesenta y, prendado de Jacqueline –bella, ambiciosa y hábil–, pasa de modesto vendedor ambulante de libros a huir con ella a Londres (convertido en un ladrón y ante una encrucijada que parece presagiar un peligro jamás confirmado).

Ya en Londres, este falso estudiante de Letras pero amante de la literatura vive sus momentos de mayor intensidad amorosa –que, con sumo acierto, Modiano nunca refiere de modo directo– y se convierte, por fin, en el novelista que deseaba ser, gracias a un guion cinematográfico del que “toma” la anécdota que decide contar. Estos “amantes”, después de todo, se “pierden de vista” tras involucrarse con varios personajes que se tornan determinantes para “mostrarnos” el verdadero talante de la joven pareja que, como ya supondrá el lector, se volverán a encontrar en el futuro (a principios de los ochenta y, para finalizar, en 1994).




Modiano, aunque al principio no lo parezca, mantiene en Más allá del olvido algunos tópicos que son familiares en el resto de su obra, a saber, personajes que ven sus vidas relacionadas con las consecuencias de la II Guerra Mundial, un detenimiento obsesivo en la descripción de barrios y calles parisinos y, como incentivo, un lenguaje parco y un narrador tan escueto como chocante que desperdicia muy poco y obliga a sus probables lectores a ejercitar la intuición (un encanto que apenas se “rompe” en dos o tres ocasiones).

Hay que agradecer que Más allá del olvido sea un libro que exhibe poco sus “costuras” narrativas y nos muestra un amor cuya intensidad “espiritual” (la palabra es de Modiano) no se traiciona en su escritura (es cualquier cosa, menos “barato” en su descripción y abordaje de lo que sucede), sus personajes pueden brindar la impresión de ser cínicos o egoístas consumados pero su vulnerabilidad y decisión se manifiestan sin sensiblería y, casi, sin palabras. Al final, esta historia puede o no gustar, pero debe admitirse que se trata de una novela magistral e incluso perturbadora en ciertos momentos (por tanto, muy buena).




Ricardo Solís (Navojoa, Sonora, 1970). Realizó estudios de Derecho y Literaturas Hispánicas en la Universidad de Sonora. Ha colaborado en distintos medios locales y nacionales. Ganador de diferentes premios nacionales de poesía y autor de algunos poemarios. Fue reportero de la sección Cultura para La Jornada Jalisco y El Informador. Actualmente trabaja para el gobierno municipal de Zapopan.


– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *