Basura celeste: La poesía reunida de Fabio Morábito

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por Ricardo Solís
Del escritor de origen egipcio pero radicado en México, Fabio Morábito, aquel lector que disfrute de la poesía puede encontrar en un solo volumen sus tres primeros libros de poemas, reunidos bajo el título de La ola que regresa [poesía reunida] (FCE, 2011), en el que se da cuenta de un ejercicio de escritura que ha tomado cerca de tres décadas y producido una de las obras recientes más singulares dentro del panorama literario nacional.

Si bien es cierto que a Morábito se le conoce más por su producción en narrativa, de donde se desprenden algunos libros de relatos –como La lenta furia, La vida ordenada o Grieta de fatiga, compendio por el que recibió el Premio Antonin Artaud en 2006– o novelas –por ejemplo, Emilio, los chistes y la muerte–; también ha cultivado la poesía, el ensayo y ejercido la traducción (en este sentido, vertió en español la poesía completa de Eugenio Montale, nada menos) con fortuna.




De padres italianos, el escritor pasó su infancia en Milán, para instalarse finalmente en nuestro país; en sus inicios escribe poesía y Lotes baldíos (1985) fue su primer libro, De lunes todo el año, obra con la que obtuvo el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes (1992), le siguió y, después, publicó Alguien de lava (2002); son estos tres poemarios lo que integran La ola que regresa –originalmente editado cuatro años antes de que el FCE lo hiciera– y, después de todo, integran un corpus conciso en el que se perciben por igual las constantes y los signos evolutivos de su escritura poética.

Así, caracterizado su lenguaje por la precisión y la brevedad, Morábito abunda por igual en el campo de la sencillez que persigue la imprevisión en lo evocado, en aquello que se nombra y no se contamina con rebuscamientos ni con esquemas de versificación “familiares” (por conocidos y habituales al oído), creando así un ritmo basado en un metro variable pero nada tradicional (o sí anclado en la tradición, pero una estructura poco “visitada” y, por eso mismo, más demandante).




Por lo que toca al marco de referencias, la memoria juega un papel esencial; sin embargo, no se tiñe con los colores usuales de un exilio inexistente sino con la melancolía de quien lamenta las pérdidas descubiertas al recordar el origen, de ahí que el mar, el lenguaje, el encuentro amoroso, la descripción del paisaje íntimo que se nutre con imágenes del exterior o la pupila de la infancia, guarden un espacio de importante relevancia en estos poemas.

Para un autor que ya había consignado el estilo como “indivisible” de un escritor, “el ser” de quien escribe “se forma de muchas maneras, no sólo a partir de experiencias genéticas, biológicas o vitales sino también de las lecturas”, de ahí que las influencias se conviertan para Morábito en “un trance por el cual todos tenemos que pasar y atravesar” para así “encontrar el propio nicho estilístico” o, detalla, más bien “dejarse acoger por él”.

De esta forma, en una reimpresión que comparte la sobriedad y la limpieza con los poemas que reúne, La ola que regresa significa una oportunidad para que lectores jóvenes –sobre todo– se acerquen a la obra de un creador de particular intensidad y lenguaje en la nómina (tan) variable que compone la literatura mexicana contemporánea.




Ricardo Solís (Navojoa, Sonora, 1970). Realizó estudios de Derecho y Literaturas Hispánicas en la Universidad de Sonora. Ha colaborado en distintos medios locales y nacionales. Ganador de diferentes premios nacionales de poesía y autor de algunos poemarios. Fue reportero de la sección Cultura para La Jornada Jalisco y El Informador. Actualmente trabaja para el gobierno municipal de Zapopan.


– PUBLICIDAD –


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Basura celeste: La poesía reunida de Fabio Morábito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *