Tono y son: Manuel Esperón

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por: Jesús M. Corona M.
Un verdadero genio musical, que ya venía predestinado a dedicarse al bello arte de la música, debido a que su madre era una pianista clásica y de ella deriva su vocación de dedicarse precisamente al piano, y así participó en los inicios del cine mudo en nuestro país.

Manuel Esperón González nació el 3 de agosto de 1911 en la CDMX, siendo sus padres Manuel Esperón Rivera, originario de Oaxaca, Ingeniero Civil de profesión que participó en la construcción de la autopista México-Cuernavaca; su madre, oriunda de Puebla, llamada Raquel González Cantú, perteneciente a una familia aristocrática, de bisabuelos franceses, yucatecos y regiomontanos, era una excelente pianista.

Desde edad temprana, dio muestra de su talento para la música y siendo apenas un adolescente se inscribió en la academia de San Carlos, para posteriormente ingresar a la Escuela Superior de Música del INBA.




En co-autoría con Pedro de Urdimalas y Ernesto Cortazar, principalmente, compuso muchas canciones que fueron éxitos populares y, salvo su mejor opinión, pienso que “Amorcito Corazón”, con letra de Pedro de Urdimalas, hubiera bastado para ser recordado para la posteridad.

Esta canción que convirtió en clásico nuestro inolvidable Pedro Infante, al darla a conocer en la película tan recordada de Pepe el Toro, durante mucho tiempo era programada varias veces diarias en la mayoría de las radios de México, y creo que junto con Las Mañanitas -grabadas también por Pedro- fue de las canciones más vendidas en su tiempo, que por aquella época se grababan en material de acetato, en disco de 45 rpm y que tenían dos lados (A y B), siendo el lado A el importante, y el otro de relleno.

Al no existir la posibilidad de conseguir copias piratas, la venta era efectiva y el mercado de los discos era muy buen negocio, porque hasta las familias más necesitadas hacían el esfuerzo de comprar un tocadiscos, para escuchar a su antojo a los cantantes de moda.




Manuel Esperón fue un destacado arreglista y orquestador de la música que componían otros autores en el reciente cine sonoro, y la primera película que le tocó musicalizar fue “La mujer del puerto”, del director Arcady Boytler. Dicha película está considerada en octavo lugar en la lista de las 100 mejores películas del cine mexicano. No tardó mucho en lograr reconocimiento general a su talento musical, y de esa forma llegó a ser director musical de cerca de 500 películas y al mismo tiempo se dio el lujo de ser director artístico de varias estaciones de radio.

Algunos críticos lo consideran como uno de los pilares de la llamada Época de Oro del Cine Mexicano, al lado de Emilio “El Indio” Fernández, los hermanos Ismael y Joselito Rodríguez como directores, Gabriel Figueroa en la fotografía y Rubén Fuentes enseguida de él en la música popular.

Manuel Esperón fue el director musical y compositor de cabecera de las dos más grandes figuras de la canción mexicana: Jorge Negrete y Pedro Infante, desde los inicios de sus carreras hasta la muerte de ambos.




Con ellos y otras reconocidas figuras dirigió musicalmente en diferentes épocas programas seriados de televisión como “Ella y El” (Negrete y María Félix), Noches tapatías (Lola Beltrán y varios cantantes vernáculos), “Así es mi tierra” con cantantes folclóricos, mariachis, tríos, orquestas y coros, durante tres épocas. Además de dirigir a Vicente Fernández en su inicio en la televisión, así como a Alberto Vázquez cantando ranchero.

Se puede decir que lo más reconocido de la música popular fueron dirigidos por él en cine como: Emilio Tuero, Javier Solís, Lucha Villa, María de Lourdes, Sarita Montiel entre muchos otros.

Es importante señalar que en la actualidad cantantes de fama internacional han retomado con éxito sus canciones como: “Ay Jalisco no te rajes”, Julio Iglesias; “Serenata Tapatía”, Placido Domingo; “No Volveré”, José Luis Rodríguez “El Puma”; “Amorcito Corazón”, Luis Miguel, y otros más.

En 1943, el maestro Esperón toma la responsabilidad de organizar musicalmente a los grupos de mariachis, que en ese entonces tocaban sin técnica alguna, sin organización, partituras o dirección musical. Al primer grupo que le tocó organizar fue el Mariachi Vargas, con la canción “Cocula” (de su autoría), para acompañar a Jorge Negrete. A partir de entonces se ha vuelto obligatorio para los mariachis, aprender a leer música o por lo menos tener un director musical.




El maestro colaboró con todos os directores cinematográficos de la industria, de los que podemos destacar: Miguel Zacarías, Luis Buñuel, Fernando y Julián Soler, René Cardona Padre e Hijo, Miguel M. Delgado, entre muchos otros.

Fue invitado varias veces a trabajar a compañías cinematográficas norteamericanas como: Metro Goldwyn Mayer, para la película “Sombrero”, Paramount Pictures, para “Día de fiesta en el trópico” y Walt Disney con “Los 3 caballeros”, teniendo que declinar la oferta de permanecer en Hollywood, pues se encontraba bajo contrato en México con la compañía Films Mundiales.




Además de sus trabajos cinematográficos, trabajó a nivel orquestal sinfónico dela música tradicional mexicana, antigua y contemporánea, así como las canciones más importantes de su autoría y de otros compositores mexicanos como Guty Cárdenas, Ricardo Palmerín, Pepe Guízar, José Alfredo Jiménez, Agustín Lara, entre otros.

Con estos números se organizaron conciertos y se estrenó también a nivel internacional su Suite titulada: “México 1910”, que contiene música mexicana que abarca cuatro décadas, desde 1910 a 1950, desarrollada a nivel orquestal y coral; junto con un arreglo que Esperón escribió de los valses clásicos del México romántico, también para orquesta sinfónica completa, coro mixto de 100 voces y soprano coloratura, cabe mencionar que la primera serie de estos conciertos fue presentada bajo la batuta del afamado director Sergio Cárdenas, con gran éxito en una de las salas de conciertos más importantes de México: La Sala Netzahualcóyotl, en la CDMX, así como en diversas ciudades del interior.

Hay que destacar además, que no se concretó exclusivamente a hacer música comercial, su talento también fue requerido para componer los himnos del Colegio Columbia y del IPN, con letra del maestro Pellicer.

Desde 2007, se realizan giras con música del maestro Esperón a distintas partes del mundo, con quien Don Manuel nombró su último interprete oficial: el tenor Mauro Calderón, por reunir las características necesarias para interpretar su música. Es de mucho orgullo mencionar que su nombre aparece en dos enciclopedias extranjeras, Reader’s Digest y UTHEA.

Musicalizó 489 películas, y recibió decenas de premios y reconocimientos tanto en México como en el extranjero, como en 2009 que recibió un homenaje para celebrar 80 años de músico por su último intérprete Mauro Calderón, Aldo Delgadillo y el Mariachi Real de Santa Cecilia; en 2010 se devela su busto en el jardín de los compositores en la Ciudad de México. Es develada su estatua en la plaza Garibaldi, el lugar más emblemático de los Mariachis. En 2004 recibe el premio del Consejo Directivo Trustees Award, que otorga el Consejo Directivo de la Academia Latina de Grabación (Latin Recording Academy) dentro de la entrega de premios GRAMMY Latino, en la ciudad de Los Ángeles, California. Siendo el primer latino a quien es otorgado dicho premio. Entre las personalidades que han sido merecedoras de esta distinción se encuentran, Los Beatles, Frank Sinatra, George Gershwin, Thomas Alva Edison, Duke Ellington y Walt Disney, entre otros.

El domingo 13 de febrero de 2011, a las 12:10 horas falleció de un paro respiratorio a los 99 años en Cuernavaca, Morelos.

Para cerrar, deseo consignar la descripción que de él hacen el director Sergio Cárdenas y Don Pedro Ferriz Santa Cruz: “Manuel Esperón hace caudaloso el río de la canción mexicana”, “Manuel Esperón le puso música a México”.

* L.A.E. Jesús Manuel Corona Martínez. Colaborador





– PUBLICIDAD –


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *