Basura celeste: Andrés de Luna o la lubricidad de la reflexión

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por Ricardo Solís
Uno de los libros más disfrutables del narrador y periodista mexicano Andrés de Luna (Tampico, 1955) es Rituales del deseo: ensayos sobre el erotismo y sus consecuencias (Ediciones B, 2013), un vasto compendio de textos, tan intensos como breves, en los que se explora el erotismo desde numerosas perspectivas y disciplinas para dar cuenta de sus manifestaciones en numerosos productos culturales o sucesos (históricos o no) que marcan una impronta en la vida cotidiana puesto que, como establece el autor, se trata de un fenómeno al que “resulta imposible observarlo bajo la luz de una sola mirada”.

Como ya había mostrado De Luna en El rumor del fuego (2004) y Del Edén al Apocalipsis (2012), sus anteriores volúmenes de ensayo vinculados con el tema, en esta entrega posterior se mantiene la calidad de una prosa dinámica que no sólo acude al dato riguroso y la sana especulación sino, también, al (más sano todavía) humor y el tono de desenfado que siempre son de beneficio cuando se abordan temas que, como el erotismo, pueden poner en jaque nuestros más claros convencimientos y en evidencia más de un secreto que nos atañe y vuelve vulnerables.




De este modo, el escritor no evita advertir que las manifestaciones del eros son de carácter múltiple, que “se puede coquetear con él, pero en conjunto es tan huidizo que se escapa con facilidad”; así, cada texto desde su brevedad permite no detenerse en la lectura para privilegiar la contundencia de la cita, la anécdota o el dato que, sin buscar ser concluyente, admite las (siempre enriquecedoras) posibilidades del sano disenso o la coincidencia.

En general, estos escritos parecen un gabinete de curiosidades que persiguen la discusión de actos, fenómenos y circunstancias ligadas al erotismo, siempre bajo el pretexto de una manifestación concreta (un libro, una película, fotografías, dibujos, pinturas, esculturas, notas de periódicos y un largo etcétera) de la cual derivan las “consecuencias” a que se alude desde el título de esta nada breve obra (más de 300 páginas que se leen con facilidad y gozo).




En estos términos, Rituales del deseo es un esmerado catálogo –de esos que se quieren inacabables– de sucesos que alimentan el morbo pero aspiran a su comprensión, de aquellos hechos que excitan la memoria y la previsión aunque advierten de sus riesgos y limitantes; la serie de textos no tiene desperdicio y, para cualquier lector interesado, no deja de albergar una que otra sorpresa (¿o sabía usted que los actores Cary Grant y Randolph Scott mantuvieron una relación que en parte se escudó en el matrimonio “arreglado” del primero?).

De Luna no escatima hechos ni perdona culturas o profesiones, aquí hay cabida tanto para la nota de un suceso ocurrido en Uzbekistán como para una novela que da cuenta de los malos hábitos de higiene de Marilyn Monroe; figuras de la política, el espectáculo o el deporte, lo mismo que artistas de toda índole u oscuras personalidades (históricas o no) marcadas por una sentencia jurídica o la justicia caprichosa del karma, se dan cita en este libro para dejar consignado que –como dice el autor– “el deseo lo cubre todo y cada uno busca un dique para tolerarlo”.




Ricardo Solís (Navojoa, Sonora, 1970). Realizó estudios de Derecho y Literaturas Hispánicas en la Universidad de Sonora. Ha colaborado en distintos medios locales y nacionales. Ganador de diferentes premios nacionales de poesía y autor de algunos poemarios. Fue reportero de la sección Cultura para La Jornada Jalisco y El Informador. Actualmente trabaja para el gobierno municipal de Zapopan.


– PUBLICIDAD –


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *