¡Álamos eres mágico!: reseña del FAOT 35

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Por Xóchitl Aello S.
Esta edición 35 del FAOT tuve la oportunidad de asistir a Álamos, Sonora y presenciar este maravilloso festival.

Al llegar al pueblo mágico me percaté de que, después de muchísimos años de no visitarlo, las cosas siguen prácticamente igual en muchos aspectos.

No pierde su esencia, la gente es igual de amable y mi alegría y emoción se elevaron. Me encontré primeramente con un pueblito muy limpio. Pensé: “tal vez es porque todo va comenzando y aún no hay tanta gente”.

Mi sorpresa al caminar hacia el lugar donde me hospedaría es que encontré familias enteras, mucho extranjero y gente joven en muy sana convivencia disfrutando de varios eventos que desde la mañana se llevaban a cabo dentro del marco del festival.




Me hospedé en una casa muy linda, detrás del Palacio Municipal. Es de una familia oriunda de Álamos y una casa limpia, con un patio de esos que ya no se ven en la ciudad, grande, lleno de árboles, piso empedrado con “poltronas” y en un momento pensé que debajo de un árbol en una poltrona vería a mi abuela. Me transporté a ese tiempo de paz y juegos de mi infancia.

Llegó la hora de salir a comer y disfrutar todo lo que engloba estar en el FAOT y emprendí mi marcha.

Me acerqué a saludar a unos conocidos que laboran en el ISC, organizador del evento, y pude entrar a las oficinas donde se planea el día a día del FAOT.

Todos se daban los buenos días, sonrientes y se respiraba un ambiente de respeto y camaradería, comentaban los eventos del día anterior y en otro cuarto se hablaba de seguridad para los ciudadanos, etc.




Primeramente me topo en la calle con:

¡De la filantropía a la música! En pocas palabras una obra de teatro musical con recorrido turístico, con excelentes actores y cantantes.

Seguido, me fui al Mercado de Artesanías, donde también hubo varios eventos como muestras gastronómicas de cocineras indígenas; confieso que probé los tamales de pipián más deliciosos de mi vida. También hubo charlas y presentaciones de libro. Me llamó mucho la atención el libro: “Astronomía indígena Seri” (en Hermosillo lo encuentran en el Museo de Culturas Populares, a un costado de la Plaza Bicentenario)

Todos los días -¡todos!- camino a desayunar me topé con el Lic. Mario Welfo Álvarez Beltrán, director de Instituto Sonorense de Cultura de Sonora, caminando por las calles y callejones, asistía a todos los eventos, saludaba y convivía con las personas sin ningún equipo de seguridad. Por ahí también se le vio pasear y saludar a la gente a la gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich Arellano, la cual estuvo presente en el concierto de Ricardo Montaner.

Presencié opera, teatro, rock, jazz, etc., pero realmente fabulosa y magistral fue la noche gospel, que por primera vez se presentó en FAOT, y fue en el Palacio Municipal. Casi casi terminé llorando a mares en el piso de lo que mi cuerpo vibró con esas voces fabulosas.




En el Museo Costumbrista tuve la oportunidad de asistir a la presentación del libro: “Álamos, zona de monumentos históricos, la única con declaratoria presidencial en Sonora”, un libro muy interesante con importantes y fotografías buenísimas la también llamada Ciudad de los Portales.

Un sinfín de eventos en los que me consta que artistas, staff, coordinadores y todos los involucrados dejaron el alma, su pasión, entrega y entusiasmo en cada presentación.

Se me dificulta poder expresar cada uno de los sentimientos que experimenté en tan poco espacio. Conocí gente rara, extraña y también maravillosa y buena de corazón.

Los conciertos en la Plaza de Armas estuvieron perfectamente bien organizados con la seguridad; me impactó que los organizadores del FAOT, teniendo todo bien estructurado y con sus respectivas estrategias de seguridad para los asistentes, el mismo público, todo lo complica, todo lo quiere hacer a su manera y voluntad. Si le dicen: “aquí no se puede sentar”, ahí se quiere sentar, “No niños” y ahí van con el recién nacido de noche al frío. Y así un sin fin de situaciones que los asistentes se complican solos.




Shaila Durcal es un encanto de niña, buen show y excelente voz, pero algo le hace falta a su show para terminar de explotar los ánimos.

El cierre con broche de oro: Ricardo Montaner, que provocó el cierre de la carretera Navojoa-Álamos a las 6pm.

Un Ricardo Montaner Puntual, agradable y con un show impecable!

Tiempo nos hizo falta para corear todos sus éxitos. El momento más sensible de la noche: la foto de todo el público levantando las manos en señal de solidaridad y fuerza para Venezuela con la bandera de Venezuela de fondo en la gran pantalla.




Al término del evento las primeras cifras que arrojo protección civil fueron: 40 mil personas en plaza de armas y alrededores.

Casi 60 mil personas entre plaza de armas, alameda, arroyo, panteón y mirador escénico de álamos donde se reportó bastante gente también.

Al siguiente día (domingo 27 de Enero) no podía dejar de vivir el amanecer de Álamos, baje a buscar un café exactamente a las 7:30 a.m.

Y me encuentro un Álamos ¡limpio y sin basura! Me sorprendí pues al irme a dormir era una forro de bolsas, vasos, papeles, etc. por todos lados. Y resulta que desde las 4 a.m, servicios públicos y funcionarios públicos, incluido el alcalde de Álamos. el Lic. Víctor Manuel Balderrama Cárdenas, el director de Egresos y el de Informática, entre otros, con escoba, recogedor y bolsa en mano. Mientras todos dormían, limpiaban su pueblo. Felicito ese gesto y afán de tener un pueblo limpio y pintoresco.




¡Álamos eres mágico! Inspiras, tienes paz y la respiré.

Un panteón hermoso, un mirador celestial, museos, restaurantes con un sabor casero inigualable.

¡El arte se ve, se lee, se baila y se palpa! ¡Y el FAOT se hizo cargo de eso!

Felicitaciones a los organizadores y staff y felicitaciones para los asistentes que tuvieron la oportunidad de enriquecer su cultura general, su mente y su espíritu.





– PUBLICIDAD –


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “¡Álamos eres mágico!: reseña del FAOT 35

  1. Excelente relato de las festividades de Alamos, Sonora. Describió de una manera muy real lo que vivió en cada momento y me hizo trasladarme a ese bello pueblo y vivir desde acá todo lo que sucedió allá; creo que ya puedo decir que fui al FAOT 2019. Muchas gracias por llevarme a ver al pueblo y su gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *