El poder de uno: La falta de metas te puede matar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por José Castorena
Veníamos conduciendo en carretera hacia Guaymas, de un viaje de fin de semana a Hermosillo. Recuerdo era el tramo que ya está terminado y muy bonito de asfalto, en donde la máxima velocidad marcada es a 110 km. por hora. A mí me encanta oír audiolibros o música que alegre el corazón, aunque tengo mis canciones corta venas, también, para no perder tierra y recordar mi vida cuando era un romántico empedernido, y por supuesto, miserable en mis relaciones. Pues veníamos cantando una rola de Bon Jovi, muy famosa y ochentera: “Bad Medicine”.

En fin, todo iba genial en nuestra realidad, y parecía que también iba genial en la de todo el mundo alrededor.




Pero algo inesperado pasó. Y literalmente fue así. A distancia, al frente nuestro vimos que un perro estaba cruzando la carretera, iba caminando, no corriendo, y algunos coches comenzamos a frenar desde unos 100 metros antes, para darle paso. Sin embargo, hubo uno, un coche de esos compactos rojo que sí vimos que comenzó a reducir velocidad, iba en el carril de conducir y parecía que todo iba a estar perfecto; el perro seguía su camino, el carro aminorando la velocidad y todos contentos imaginándonos al perro del otro lado de la carretera.

Pero el perrito súbitamente cambió de opinión y decidió regresarse, dar vuelta, y regresarse. Y el coche rojo compacto lo golpeó directamente en la cabeza.

Yo venía detrás del March rojo, de hecho estaba a punto de rebasarlos, y vimos mi clan y yo todo claramente; fue un pesar en el corazón enorme el ver cómo un ser viviente se iba de este mundo de una manera tan repentina.




Pero no sólo eso, sino que hay algo más esencial que me dejó ese perrito y su súbita decisión de regresarse. Y es esto: una vez que eliges dar los pasos hacia enfrente, hacia un fin o una meta que has definido, no des marcha atrás a pesar de que veas múltiples obstáculos a sortear enfrente o al lado tuyo. ¡NO DES MARCHA ATRÁS!

La vida te va a golpear en seco. Por ello, es necesario aclararte muy bien en tu mente qué es lo que quieres en tu vida. Define lo que esperas crear en la vida, porque la vida, Dios, el Universo, como quieras llamarle, que es lo mismo, simplemente está a la expectativa de tus movimientos, hacia dónde vas, y una vez que te decides, te apoya. Y cuando das marcha atrás, te traerá una crisis bien bonita para que te des cuenta que la vida no bromea con las metas indefinidas, sino que te golpea de forma contundente ante la duda o indecisión.

En mis deseos está el que definas muy bien lo quieres y las metas que tienes, y una vez que las clarifiques, vuelve a revisarlas para saber si son verdaderamente tuyas, o son las expectativas de otros que quieres cumplir. Cuando hayas hecho ese proceso, entonces emprende tu camino sin titubeos, pues la vida y el Universo entero apoya y pone su energía a disposición de todos aquellos que la saben dirigir.




 

* J.C. Castorena es un viajero del mundo. Es autor de múltiples libros exitosos a nivel mundial y conferencista internacional e inspiración para billones de personas. Te lleva a un viaje interior, y a descubrir tu poder de creación total en tu vida. 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *