Espejo desenterrado: El terror está entre nosotros

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Por Karla Valenzuela
Es un hecho que la serie de Netflix The Haunting of Hill House ha causado revuelo no sólo entre sus seguidores más fervientes que se mantienen atónitos desde el primer capítulo; además, ha dado mucho de qué hablar ante la crítica y ante expertos en el género de terror, como es el caso del maravilloso Stephen King.

“The Haunting of Hill House, revisada y remodelada por Mike Flanagan. Normalmente no me importa este tipo de revisionismo, pero esto es genial. Casi la obra de un genio, de verdad. Creo que Shirley Jackson lo aprobaría, pero quién sabe a ciencia cierta”, dijo en un tuit el escritor.

Y es que lo verdaderamente maravilloso es que Flanagan recuperó del baúl de los recuerdos a una escritora que ha sido clara influencia del propio King, y de otros autores como Nigel Kneale y Neil Gaiman, y aunque fue muy popular en vida, su obra no tiene hoy el realce que debiera.




Jackson fue una mujer norteamericana subversiva para su época (1916-1965), que rompió estándares publicando historias que planteaban otra realidad que para entonces no era permitida. Incluso, su cuento “La lotería” propició censura entre los lectores norteamericanos por lo tétrico de su trama, y todavía hasta hace unos años era una lectura prohibida en Sudáfrica.

A la autora, nunca pareció molestarle la censura y, más aún, hasta hay evidencia de que alguna vez aseguró que le parecía que sus detractores habían entendido perfectamente su texto.

Un poco de esa psicología, de ese hurgar en la mente de los personajes y –por ende– en la razón de los espectadores es lo que hace la historia de La maldición de Hill House, como se llama en español esta serie.




Se trata de un relato de terror llevado hasta sus máximas consecuencias, donde la ficción deja ya de serlo para volverse una absoluta realidad para quienes la seguimos.

Repleta de juegos mentales, plagada de diálogos por demás significativos, de mensajes ocultos aquí y allá como si no fuera suficiente con el miedo que nos provoca.

The Haunting of Hill House, muy al estilo de Flanagan, pero también al de Jackson, es un relato de la vida normal, cotidiana de cualquier ser humano, pero “aderezada” con la oscuridad y el horror de un mundo que nunca es alterno, que siempre convive con nosotros aunque no nos atrevamos a verlo.




Es una historia de ficción, es cierto, pero para el espectador será también un terreno firme para el miedo, la enajenación, la introspección y la melancolía.

La serie procura hacernos temblar en todo momento y mantenernos al límite del grito porque, simplemente, Flanagan (Before I Wake, E.U.; 2016, entre otras) parece conocernos a todos, parece que tiene conciencia de las cosas que más nos causan horror en esta vida y nos manipula, nos hace pensar y hasta reflexionar con extrema nostalgia.

The Haunting… es por mucho una de las narraciones llevadas a la pantalla de las mejores de los últimos tiempos. En ella, siempre hay algo que deja la memoria alerta, en un constante razonamiento, aunque, paradójicamente, sepamos que no debemos utilizar justamente la razón en una obra como ésta, de ficción.




Probablemente dirán muchos que no les gusta este género. A ellos les tengo noticias: tengan por seguro que esta historia les hará reconocer que el terror, como siempre lo ha sido, tiene mucho de sentimiento, de humanidad, de elementos que estrujan el alma y prácticamente arrancan el corazón. Es una historia para todos y que, indudablemente, debe ser vista por todos.

Destaca uno de los diálogos de “Theo”, personaje interpretado por Kate Siegel, esposa del director, que le da un tanto de sentido y base a la narración y nos hace comprender la “realidad” que se maneja en la serie.

Los invito a tocar las puertas de Hill House, tal y como lo hizo la familia Craine, y comprender que más allá de la rutina diaria existe el horror de un pasado, un presente y un futuro que no conocemos.




*Karla Valenzuela es escritora y periodista. Es Licenciada en Letras Hispánicas y se ha especializado en Literatura Hispanoamericana. Actualmente, se dedica también a proyectos publicitarios.


– PUBLICIDAD –


 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *