Museo de Sonora (Antigua penitenciaría): Recuerdos del encierro

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Desde 1979,  el recinto que ahora alberga al Museo de Sonora, dejó de ser penitenciaría, y se convirtió tiempo después en edificio histórico, patrimonio de los sonorenses.

Según los historiadores, la primera cárcel de Hermosillo se fundó en 1815, a un costado de la plaza principal, por la calle que ahora es la Doctor Paliza, pero en 1855 el penal fue trasladado a la calle del Datilito, hoy Garmendia, donde se juntaba con la calle de Los Laureles, hoy calle Morelia.

Para finales del siglo XIX, se comenzó la construcción de un edificio con toda la modernidad de su tiempo, creado específicamente  con fines penitenciarios; el ingeniero francés Arthur Francis Wrotnowski, a quien  también se le atribuyen proyectos como  el palacio municipal y la cárcel de Guaymas, fue el encargado de llevar a cabo tal obra.

Se dice que en la construcción trabajaron, incluso, varios presos, en especial indígenas yaquis, que permanecían recluidos ahí aún antes de que el edificio fuera inaugurado. Finalmente, el 15 de septiembre de 1908, el entonces gobernador Luis E. Torres, formalizó el funcionamiento de la nueva cárcel, que sirvió como tal durante 71 años. En este lugar, se realizó el último fusilamiento en México.

En la actualidad, la antigua Penitenciaría es, además, sede de la delegación Sonora del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Fuente: INAH Sonora

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Museo de Sonora (Antigua penitenciaría): Recuerdos del encierro

  1. Muy buenos artículos.. trabajos periodísticos muy interesante….felicitaciones a su compromiso cultural y amor a las letras…el Señor bendiga sus esfuerzos,sus logros y sus sueños…felicidades un fraternal abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *